Enganchado a una señal de bus

Donde se cuenta lo que se puede observar desde un sitio parado mirando alrededor


Que rico el cafelito con churros, un domingo por la mañana recién levantado en compañía de mí mismo. Terraza. Calle peatonal. Ciudad turística. Costa del Sol.

En la mesa de al lado una señora probablemente jubilada pide en un español con acento british un café con leche… “así” señala (se ve que no sabe pronunciar “taza”) y una de churros (esto sí que lo sabe pronunciar) y se pone a leer en el móvil mientras espera. En el otro lado dos hombres, uno joven y otro madurito ya han terminando sus churros, no hacen nada pero no hablan, están simplemente. Enfrente a la derecha, matrimonio, hija con su marido y dos niños, el padre no espera que le sirvan, acelerado se va levantando y va trayendo unos tras otro los cafés, colacaos y churros, tendrá prisa por irse a la playa, supongo. Por detrás, salen voces desde dentro de la cafetería, una señora riñe a un empleado por un error cometido, él, joven por la voz, responde que está como mareado, con lo que aumentan las voces de la señora hasta hacerlo un poco escandaloso para un sitio público, todos los clientes menos yo, dirigen su mirada al interior del establecimiento, atentos a la jugada. Tantas voces me distraen de mi observación.

Ya terminaron. En la mesa de enfrente acaba de pagar un matrimonio y enseguida llega otro con dos hijos mayores, parece que son clientes habituales porque saludan con afecto a la camarera. Mientras esperan, el padre se me queda mirando fijamente como me como los churros mojándolos en el café, no sé por qué tanto interés en mirarme, llevo las gafas de sol y estoy tranquilamente desayunando un domingo por la mañana, de lo más normal, vaya. Creo. No sé.

Llamo a la camarera para pagar, me dice 2,50 con su aspecto yonqui, pago y me quedo un ratito leyendo en el móvil, empiezo a escribir esto. La terraza está en sombra, aun no calienta mucho el sol y hace una brisa agradable. Me levanto, me voy. Miro el cartel del bar ¿serán familia de Yolanda?

2 Comentarios sobre "Enganchado a una señal de bus"

  1. Luis Vallecillo dice:

    Como la vida misma. Parece la foto de un cafecito con churros en domingo.
    Que aproveche y un abrazo.
    Luis

¿Quieres decir algo? ¡Adelante!