Jornada de reflexión

urna1Donde se reflexiona sobre el voto en las andaluzas tras la jornada de reflexión

Hoy es día de votación, de elecciones, de elecciones en Andalucía. Y por tanto, ayer fue la jornada de reflexión, y la dediqué (en parte) a eso, a reflexionar mi voto para hoy. No voy a revelar aquí qué votaré esta tarde. al fin y al cabo no creo que eso importe demasiado, pero sí quería compartir con mis leyentes mis reflexiones de ayer, para ello voy a partir de varias ideas/preguntas:

  1. ¿Qué es votar? Además de meter un sobre en una urna oficial ¿qué es votar? Significa teóricamente elegir (de entre las opciones que se presentan) el partido o coalición que mejor representa la ideologías de uno, o elegir al grupo que plantea las soluciones a los que para uno son los principales problemas de la región que mejor podrían solucionar ese problema. Pero eso es teóricamente, porque desde que renació la democracia en España nos vienen recomendando que esa selección no se haga entre todos los que se presenten, sino entre los que tienen verdadera opción de ganar. Es decir, nos han vendido que votar es elegir cual de las dos opciones con posibilidades de ganar nos convence más. Y, señores, señoras, eso (para mí) no es votar en libertad, eso es votar por miedo al “otro”. Así que mi decisión (desde hace años) y mi primera recomendación es que voten en libertad, es decir, sin hacer caso a lo que acabo de mencionar, denominado habitualmente “voto útil”.
  2. ¿Es más civilizado votar o no votar? Hay quien dice que como ciudadanos tenemos que votar, porque es una manera de participar en el futuro de (en este caso) nuestra comunidad autónoma andaluza. Quienes así piensan, nos dicen que hemos de ir a las urnas, aunque nuestro voto podría ser en blanco o incluso nulo. Para mí la primera opción es más responsable en el sentido de que con tu voto expresas que no hay ningún partido que se presente que refleja mínimamente tu pensamiento, ideología o concepto de gobierno; el voto nulo sería más un voto de protesta hacia el sistema actual. En las últimas generales, sin embargo, hubo bastante debate sobre esto último, no tanto su significado como he expresado, sino las consecuencias de hacerlo de una u otra forma según el sistema que rige en España por ejemplo aquí. También se hace referencia en ese enlace a la abstención, es decir, simplemente no ir a votar, como una forma también de protesta o desinterés hacia el sistema actual de votos y partidos. Mi opinión y humilde recomendación es que se vote, que no se abstengan, luego voten a quien quieran o voten en blanco o nulo, pero acudan.
  3. ¿Los programas se basan en la ideología o en el marketing? Esta pregunta es clave. Los eslóganes, promesas, soluciones, etc. que nos ofrecen los partidos y coaliciones ¿son verdaderamente lo que van a hacer, o se basan  en lo que “la gente” quiere escuchar? Hoy en día, con los medios tecnológicos, demoscópicos y mediáticos, utilizados como herramientas de marketing, es relativamente fácil saber qué es lo que va a ayudar a conseguir votos y cómo transmitirlos a la gente, y en mi opinión, eso es lo que se hace. Se dice que Obama ganó las elecciones en USA por su utilización de las redes sociales de internet (Facebook, twitter, etc), adelantándose en eso a los demás candidatos. Así que la respuesta a la pregunta parece ser que marketing más que ideología. De manera que la tercera reflexión podría ser: ¿puedo tomar mi decisión basándome más en la ideología real y la experiencia pasada como gobernantes de los candidatos, desprendiéndome del marketing subyacente que sabemos contienen sus propuestas?
  4. ¿Experiencia o juventud? En otras elecciones de la democracia actual (salvo en dos primeras generales de 1977 y 1979) no nos planteamos tanto esta pregunta, pero ahora con el surgimiento de “Podemos” y en menor medida de “Ciudadanos” esta pregunta cobra todo el sentido. Unos nos dicen que nos olvidemos de inventos y votemos a los que pueden dar continuidad a la evolución de nuestra sociedad; los otros nos dicen que dejemos de votar a partidos obsoletos, inmersos en corrupción, y demos un paso adelante en nuestra democracia con nuevas y modernas ideas. Aquí la respuesta es quizás más difícil, no cabe duda que la falta de experiencia en el gobierno es un deficit importante para gobernar una comunidad autónoma, aunque no es menos cierto que nuestro panorama político necesita desde hace varios años una modernización, así como una regeneración democrática en términos de limpieza de corruptos, enchufismo, olvido de las rencillas guerracivilistas y transparencia, y eso difícilmente pueden hacerlo los “expertos”. También se ha discutido mucho sobre la Ley d’Hont, sistema que favorece a las mayorías y por tanto modificable; y también sobre las listas abiertas, en las que no se votaría a un partido, sino a personas concretas dentro de cada partido o coalición. Quizás la respuesta a la pregunta sería una mezcla de los dos, pero que el resultado de la mezcla permita hacernos avanzar en lo dicho sobre la regeneración democrática, y no que se contagien los nuevos de los “virus” que han infestado a los “viejos”.
  5. ¿Pero qué puedo hacer yo para cambiar todo eso? Relacionado con el punto 1 de esta entrada, todo esto está muy bien pero lo que yo decida hacer es un simple voto, yo no puedo cambiar el sistema o mantenerlo, no puedo quitarle importancia al marketing, no puedo decidir la mezcla entre lo nuevo y lo viejo que resulte. Evidentemente que no, pero si yo reflexiono en conciencia tendré un resultado que los que no lo hagan no tendrán, estaré orgulloso de mi decisión, sea cual sea, porque es la mía, ha sido muy meditada y es la única que puedo expresar. Yo no voy a votar en función de lo que se estime (o nos hagan creer) que el resto de andaluces vayan a hacer, yo no puedo garantizarme que mi decisión esté libre de influencias del marketing… lo único que puedo hacer es reflexionar y decidir en conciencia. Y si todo el mundo hiciésemos lo mismo, los resultados se acercarían mucho más a lo que el pueblo quiere, porque esa es (al menos, en teoría) lo que se nos pide en unas elecciones, que aportemos nuestro granito y entre todos los granitos formemos una montaña que tendrá tal o cual forma, tal o cual distribución y tal o cual resultado. No puedo hacer más. Ni menos.

P.D. En este anexo de la wikipedia pueden encontrar los resultados de todas las elecciones habidas en España hasta la fecha.

¿Quieres decir algo? ¡Adelante!