De Apple, Samsung y patentes

¡Qué fácil es denunciarse mutuamente!Donde se manifiesta opinión sobre el tema y espera comentarios diversos

Hace unos días ha salido el veredicto del juicio entre Apple y Samsung por el tema de las patentes sobre smartphones y tabletas, y la posible utilización ilegal (de ambos) sobre patentes del otro, cualquiera que siga de cerca el mundo de la tecnología sabrá que el jurado ha dado la razón a Apple en un buen número de las múltiples denuncias presentadas y no le ha dado la razón a Samsung en ninguna de las que éste presentó. Como consecuencia, Samsung tiene que pagar a Apple poco más de 1,000 millones de dólares (unos 800 millones de Euros). Mucho se ha escrito sobre el tema en todos los blogs de tecnología y en las redes sociales, y hoy me he atrevido a escribir mi opinión, a ver qué os parece. (Antes, especificar que me refiero al veredicto en el juicio llevado a cabo en California, en el de Corea del Sur ha sido bien distinto).

  1. En primer lugar, creo que todo el mundo coincide en decir que en los USA patentan las cosas más extrañas que pueda imaginarse, y esto es lo que causa que alguna de las conclusiones del juicio parezcan absurdas, hay quien piensa que incluso no deberían existir las patentes de software. Este es un tema complejo, y creo que el quid de la cuestión es que se deberían modificar las normas para aceptación de patentes de forma que algunas no nos parezcan increíbles, como la de Apple que patentó la presentación de los iconos en forma de cuadrícula, cosa que toda la vida de Dios se ha hecho en toda clase de aparatos informáticos… Sin embargo, hay otras patentes que sí pienso que serían aceptables que a otra gente no se lo parece… por ejemplo el “bounce”, ese rebote que sale en el iPhone (luego adoptado en tantos aparatos) cuando se llega a la parte superior o inferior de una página o vista; o el famoso “slide to unlock” o “desplazar para desbloquear” que introdujo Apple para desbloquear sus dispositivos táctiles. Incluso me parece correcta la patente de “pellizcar” una foto para ampliarla, cuando a mucha gente, no se lo parece porque dicen que es la forma más “natural” de hacer zoom (¡¡¡¡!!!!).
  2. Dando por hecho pues, que las patentes existen independientemente que nos parezcan absurdas, ¿se deben denunciar unas empresas a otras por cosas como estas? Personalmente y desde ese estricto punto de vista me parece que no, que, en general, son cosas poco importantes y que no hacen que uno compre un aparato u otro por como se desbloquee o por como están organizados los iconos. Pero si profundizamos un poco más podemos llegar a otras conclusiones… me explico: no creo que nadie dude que Samsung copió descaradamente a Apple tras el éxito del iPhone y el iPad en sus primeros dispositivos, y ha sacado un provecho inmenso de ello (luego ha ido diferenciándose progresivamente), pero ¿como se denuncia eso? Un juicio se tiene que basar en normas, leyes, o parámetros bien definidos, no en algo tan impreciso como que copió al iPhone o al iPad… y ahí es donde Apple ha tenido que buscar la forma de poder “meter mano” a Samsung (y quien sabe si próximamente a otros fabricantes, además de Google y su Android), porque dispone de unas patentes bien definidas (aunque absurdas para nosotros, muchas de ellas), que pueden ser defendidas en un juicio… como alguien decía en un comentario que leí en algún blog que lamento no recordar ahora, es como a Al Capone, que en los años 20 fue enjuiciado por delito fiscal, no por sus fechorías.
  3. También se comenta que la multa es una cantidad irrisoria para empresas de este calibre, y así es. Pero no se trata de dinero, creo que el objetivo de Apple es intentar disuadir a la competencia para que no copie, que la próxima vez que alguien intente implantar algo que ellos hayan patentado (que no siempre “inventado”, por cierto), se lo piensen e intenten buscar otra forma para hacer lo mismo. En algunos blogs se ha publicado que intentan proteger la marca. Y mucha gente cree que Apple pretende avasallar a los demás y quedarse con todo el mercado, aunque sea denunciando. En fin…
  4. Otra cuestión discutible es si esta decisión judicial va en contra de los usuarios. Aquí tengo una doble percepción: por una parte pienso que cuando algo es fácil e intuitivo y lo tenemos “mecanizado”, el que otro aparato de otra empresa no lo pueda hacer de esa forma es dificultar la usabilidad, complicarnos el uso y universalización de determinados gestos táctiles. Pero por otra parte, si una empresa ha investigado y estudiado varias formas de implantar algo y ha dado con una solución con el coste que supone, si las demás empresas dedican tiempo y esfuerzo a buscar una alternativa, quizás encuentren una forma incluso mejor que la anterior, y así ganaremos todos también. Hay gente que piensa que (en este caso) Apple inventó el “bouncing” sin ningún coste, ni tiempo, ni pruebas… y no es así, lo más simple, muchísimas veces, es lo más difícil de lograr, y en ese tema en Apple son expertos.
  5. En otro orden de cosas, si una empresa no quiere investigar (o no encuentra otra fórmula mejor) y hace determinadas cosas igual que otra empresa ¿tiene que pagar por ello a la empresa que lo creó? En este caso, volvemos a lo que decía al principio… si las patentes son razonables (que muchas no lo son actualmente), me parece que sí, y eso no siempre lo han hecho los fabricantes a pesar de los muchos intentos de negociación. Pero… qué se debe aceptar como patentable y qué no se debe. Se me ocurre que quizás una buena técnica sería patentar lo que “pueda hacerse de otras muchas maneras”, es decir que la patente no suponga una forma de frenar el desarrollo para otras marcas, por ejemplo no se puede patentar, obviamente, un “dispositivo con pantalla que funciona con el dedo”, porque impediría que otras empresas pudieran fabricar aparatos táctiles, pero sí el “slide to unlock” más arriba mencionado, porque se podría poner como alternativa, no sé… se me ocurre así a vuelapluma, un candado y una llavecita que hay que arrastrar por un camino algo sinuoso hasta el candado para que se abra… supongo que se entiende la idea.

Cuestión aparte es el tema del software libre, en el que programadores funcionan cooperativamente y poniendo sus creaciones en el dominio público para que cualquiera pueda utilizarlas por el mejor provecho de todos. A mí siempre me atrajo esa idea, pero como disparador e idea para una próxima entrada… Trabajar todo los programadores así, en el dominio público ¿resultaría en menores salarios, privándonos así de los mejores programadores que se dedicarían a temas industriales o dominios más cerrados donde fueran mejor pagados?

Espero vuestras opiniones (de lo de las patentes, sobre todo, el otro tema lo dejo para otro día)

¿Quieres decir algo? ¡Adelante!